Páginas

13/12/10

No me escucha nadie

Sí, sí, ya está aquí otra vez. Qué se habrá dejado, no han dado ni las doce… A ver si al final voy a tener razón: no está por lo que tiene que estar. ¿Pero tú has visto cómo lleva al marido? Hecho un pordiosero, así es como lo lleva. ¡Hay que ver qué poco cuidan algunas de sus maridos! Es que no hay por dónde cogerle. 

22/7/10

El boli

CASTAÑA CLARO O RUBIA OSCURO, menuda y de piel blanquísima, Alba trabajaba, tenía una familia y unos pocos amigos bien agarrados. Un diente mellado y una cicatriz. Una nariz risueña, una cintura milimetrada y las piernas muy largas.

22/4/10

Los cangrejos sudan


LA PRIMAVERA LLEGÓ REVOLTOSA, como un bebito que está aprendiendo a hablar y no calla ni debajo del agua. Ni falta que le hace, que siga echándole cara a la niebla y sacando sonrisas hasta de debajo de las piedras, donde además de los bichos que no ganan para zapatos también hay caracolas pequeñas y grandes pero sin dientes que puedes guardar, en un tarro y olvidarlas, o en un bolsillo y llevarlas contigo; o meterte en la boca y escupirlas bien lejos a la que te canses. O mirarlas.

8/3/10

Luego


NO CAYÓ A LA PRIMERA. Núria insistía y ella miró por si hubiera alguien conocido entre el grupo de chicos que señalaba su amiga. Resolvió pronto.

21/1/10

Malos


SI ALGO TENGO CLARO, es que sé de qué no quiero escribir. Por varias razones, como puede ser que no tenga ni puñetera idea del tema o bien que no crea que éste merezca ser escrito. Pero hoy, que sumo ya varios (que no muchos) días grises y aladrillados a mi alrededor y también algo más cerca, me voy a saltar alegremente (apréciese la ironía, por favor) lo primero que he dicho. Porque vale ya de joder a gente buena, voy a hablar de los malos.